sábado, 24 de diciembre de 2011

La Contradanza: El baile de Aricagua

La gente de antes bailaba la Contradanza con esmero y dedicación especial. Hoy solo quedan algunos vestigios, perdidos en las entrañas de las montañas andinas. Es una versión venezolana del famoso baile que se originó en Inglaterra ( Country Dance), atravesó el canal de la Mancha, pasó por Francia y llegó a estas tierras americanas, primero a Cuba y luego salta a Tierra Firme. Es un baile de cuadros parecido al minue, pero para la gente del campo, su ritmo es más alegre y movido.
He visto en algunas lugares bailar una contradanza estilizada, con un refinamiento amanerado y de salón, como si fuese un minue o un vals de etiqueta. Estas versiones edulcoradas de viejas tradiciones campesinas, además de ridiculas,  son de muy mal gusto.  Es un absurdo, producto de bailarines y escenógrafos de valses vieneses,  que no investigan, pues se trata de un baile de campesinos.
Vean estos niños con que naturalidad bailan, con que gracia se mueven, disfrutenlo y aprendan señorres...


Aricagua es un lindo pueblo del sur del estado Mérida, Venezuela en donde se baila la antigua, genuina, la  verdadera Contradanza. En el siguiente video presentamos un paseo que parte de la zona del Morro, un pueblo sobre el lomo de una montaña como montando a caballo. Vemos el cañón profundo del río Nuestra Señora, río este que forma un valle transversal a la cordillera, bastante erosionado y que nace en una laguna cercana al Pico Bolívar. Desde allí se asciende al filo de la montaña que divide las aguas de dos grandes cuencas hidrográficas, la del Lago de Maraciabo, que desemboca en el Mar Caribe y la cuenca del río Aricagua, que ofrenda sus aguas al Caparo, río caudaloso que desemboca en el Apure, el segundo río más largo de Venezuela, afluente del Poderoso Orinoco y que , como todos sabemos, desemboca en el Oceano Atlantico. Cuando llegamos al punto más alto, en la capillita de la Virgen,  donde se produce el divorcio de las aguas, vimos un árbol cuyas hojas pueden caer de un lado y de otro. Nacen juntas pero por el azar ellas pueden ir a parar a miles de Kilómetros de diferencia. Esto ilustra bien la Teoría matemática del caos, sensibilidad de las condiciones iniciales.
Luego la población de Aricagua con su paisaje de un  verde perenne. Aricagua posee reservas forestales de gran belleza en donde hay muchas orquídeas y otras epìfitas. Vemos a nuestros pies pasar su río con suaves meandros, y más alla reclinado en  un repecho de la montaña el poblado,  con su iglesia sencilla de blancos muros y torre cuadrada; y la Unidad Educativa Bolivariana Francisco Uzacátegui Dávila. Al final del video observamos la selva nublada, por donde se abre paso la esctrecha carretera que serpentea y un puente de hierro sobre el río Aricagua.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Felices fiestas

Despido este blog por el presente año con un pequeño apunte al pastel sobre cartulina de color terroso, de tamaño  30x40 cm. Es una escena nocturna donde cuatro personajes, arrebujados en sus ruanas por el frío de diciembre allá en la Sierra,  dialogan dentro de  una humilde vivienda  bajo la luz de una vela. Afuera la noche oscura y silenciosa  envuelve el paisaje en su manto misterioso.  Adentro la luz amarillenta los une en un sencillo ritual de intercambio de palabras, opiniones, cuentos, esperanzas, pequeñas quejas y reproches.
Cuando tomé la foto del cuadro, apareció el reflejo de la pared de enfrente  en el ángulo superior izquierdo y parte de mi cuerpo  hacia abajo. Así pues me incluyo en el cuadro por un efecto óptico. Somos entonces cinco personajes.
¿De qué hablan estos rusticos campesinos? Los cuatro cuerpos forman un triángulo. La mujer del vértice superior y el hombre de la ruana amarilla, parecen mirar al espectador en busca de respuestas a sus vidas. El hombre de la izquierda mira de medio lado con resignación, mientras observa con detenimiento la vela que sostiene con su mano derecha. El cuarto personaje, el del ángulo derecho del triángulo, es apenas una sombra, parece que no existiera o estuviese ausente. Quizás este personaje que sostiene la vela, cuya presencia real no admite dudas, sea el único presente en la escena y los otros tres tan solo imaginación. ¿Estará solo o acompañado?
ES una pregunta terrible que se hace el hombre, cuando enfrenta la soledad. Feliz navidad y que estemos  más unidos en el 2012.
La pequeña reunión. 1998.