sábado, 13 de octubre de 2012

Pintando al son de la música.



La música y la pintura se relacionan bastante en sus aspectos más esenciales. La pintura se dedica a  lanzar ondas de mucha frecuencia, que son parte del espectro luminoso  e inciden en la retina. La manera  como nos afectan estas ondas en el cerebro es parte del juego pictórico en  donde hay  funciones y símbolos que asocian ideas y experiencias espaciales de gran variedad. La música son ondas sonoras de mucha más baja frecuencia, las recibimos a través del oído y llegan a otra parte del cerebro. Aquí no hay asociación de ideas con el mundo sensible. La música es completamente incapaz de expresar algo, como lo decía el gran Igor Stravisnky. Sin embargo la música mueve las fibras y activa un campo de energía que levanta ciertos instintos primitivos, en algunos casos, y en otros nos relaja y adormece. Como decía Kant, la música es la última de las artes en cuanto a   la transmisión de ideas racionales y pensamientos. Para este gran filósofo la música era simple entretenimiento y nada más.
Me gusta mucho la música clásica. Después  de escuchar una sinfonía o un concierto para piano me siento motivado para  pintar .Los quintetos para piano, como los de Brahms,  Dvorak, Franck, Fauré,…etc  son composiciones muy agradables y están entre mis favoritos. Como un homenaje he pintado estos dos lienzos al oleo de tamaño 30x40 cm.
Para el quinteto en amarillo  me inspiré en Mozart.
Quinteto en re mayor. Francsico Rivero. 2012.

 El siguiente quinteto en una tonalidad más oscura e íntima se identifica con la música de Shostakovich. Es más moderno y audaz
Quinteto en Sol menor. Francisco Rivero. 2012.

2 comentarios:

  1. Buenísima la interpretación visual del quinteto de Mozart.

    Una observación.

    Aunque la música carece de contenido léxico estricto, su percepción está intimamente relacionada con el procesamiento sintáctico del lenguaje. De hecho cuando la gente habla, usa ritmo y tono para reforzar la sintaxis.

    Las connotaciones pueden asociar significados a una expresión músical, como asociamos el Llanero Solitario con el Finale de la Obertura de Guillermo Tell.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Tu observación es correcta en cuanto a la validez del lenguaje musical. Yo soy un gran melómano de música clásica desde los 14 años y me he metido bastante a fondo en el tema, aunque no soy músico. La música expresa muchas ideas, por supuesto, pero no son del tipo científico racional, pues se prestan a diveras interpretaciones.

      Eliminar