martes, 16 de abril de 2013

Las casas al revés.




 La obra literaria del escritor trujillano Olrlando Araujo, consigue penetrar con sus rudas palabras en los recónditos vericuetos de los habitantes de estas tierras frías y empinadas. Yo visualizo esta narración en imágenes poéticas, que se traducen de manera casi instántanea  en unos bosquejos rápidos e inacabados,  pero con una carga expresiva de manchas de colores y líneas que se retuercen,  buscando romper los límites de la forma..

La niebla se queda siempre arriba, pero baja el agua y desciende la neblina y envueltos en ella vienen los parameños silenciosos y bueyes con barbas.
Francisco Rivero. Parameños. 2013

Vienen del frailejón hasta el café como empujados;  y con todas sus fuerzas se prenden de aquella tierra que cae verticalmente sobre el llano. Y así empujados desde arriba, vomitados por la niebla  y perseguidos por cosas horrendas que esa misma niebla oculta, van a construir  sus casas en las calderas que forman las montañas, y las harán con las puertas hacia el páramo, al revés de cómo llegaron y de espaldas al llano, como si el solo mirar les diera grima.
Francisco Rivero. Bajando la montaña. 2013.

Las casa resbalan con el tiempo y entonces las vuelven a construir siguiendo la vertiente del primer arañazo, a jornada completa unas de otras, porque son gente solitaria de nacimiento y callada por vocación, solo que como las levantan en paredes de montañas que forman cuenco, terminar por juntarse y hacer pueblo allá abajo.
Orlando Araujo- Compañero de viaje.
Francisco Rivero.Pueblo en el cuenco 2013.

 Todos los trabajos están hechos con la técnica de pastel graso sobre cartulina Fabrianno, con pinceladas de trementina.
Francisco Rivero. Casas del pueblo. 2013

domingo, 7 de abril de 2013

Hoy son los bucares...




Desde febrero hasta mayo florecen los bucares en la meseta de Mérida. El bucare es un árbol corpulento perteneciente a las leguminosas cuyo nombre científico es  Erhytrina poeppigiana. También lo llamamos bucare ceibo o ceibo. Debe su nombre al color rojo intenso escarlata de sus flores. La otra palabra es un reconocimiento al botánico Eduardo Poeppig.  Es nativo de Sudamérica, este árbol emblemático de nuestro estado.
Francisco Rivero. Un Bucare. 2013

En los andes siempre lo observamos cerca de algún potrero, para dar sombra a los animales y también a los cafetales. El bucare se empina sobre el horizonte y destaca en el paisaje azul verdoso de la serranía por su tronco grueso y leñoso y su coloración bermeja en los meses de verano. De sus ramas retorcidas cuelgan largas epífitas llamadas barbas de palo.
Francisco Rivero. Bucares. 2013.

Paseando por la Plaza de la Parroquia vi dos hermosos árboles floreados de amarillo. Es el Araguaney ( Tabebuia chrysantha) nuestro árbol nacional. En ocasiones  la copa amarilla de un Araguaney, el azul del cielo en los meses de verano y un rojo bucare imitan el colorido  nuestra bandera.
Francisco Rivero. Bucare y Araguaney. 2013.

lunes, 1 de abril de 2013

El tucusito

ES comienzos de mayo. Con las lluvias llegarán las aves. Unas picotean los frutos y reagarán  las semillas por todos lados entre sus excrementos. Otras como el picaflor o tucusito son poilinizadoras de las flores. Sin los pájaros muchas especies no se pueden reproducir. Por eso son tan importantes en la naturaleza. Son criaturas  que puso  un Dios pintor  en este mundo para adornar la naturaleza con sus bellos colores y otro Dios científico los utiliza en el complicado proceso de la reproducción. La Ciencia, el Arte y la Naturaleza son tres actividades bastante relacionadas. ESte secreto me lo confió un tucusito esta mañana....


Francisco Rivero. Tucusito. 2013