viernes, 23 de enero de 2015

El hombre y la Montaña



 
Chalbaud Zerpa en las montañas  de Mucuruba. Foto de Francsico Rivero. 2006.

Carlos Chalbaud Zerpa fue un merideño ejemplar. Se despidió de nosotros un día 10 de enero de 2015. Recientemente había cumplido 85 años. Era un hombre polifacético con una memoria verdaderamente prodigiosa. Recordaba con detalle los hechos más importantes de esta ciudad, desde la llegada de los conquistadores, pasando por las guerras de independencia, hasta nuestros días. Escribió la Historia compendiada de la Universidad de los Andes basándose en la obra de su padre. Allí hace una buena reseña de la facultad de Ciencias.
Además de la medicina que era su profesión, se interesaba en otros temas como la historia de la ciudad, El teleférico, Los exploradores de la Sierra nevada, el turismo, la música clásica y lo más importante, la historia verdadera de Venezuela, que no es aquella oficial que se nos presenta en los libros de texto.Su Historia de Mérida es un libro clave para los estudiantes de esta materia.
Dejó una obra literaria, bastante extensa y de calidad, pues era un escritor de pluma amena y muy bien documentada. Su estilo era claro y diáfano, así como hablaba sin adornos del lenguaje. Su manera de ser muy directo en sus juicios, irónico, sarcástico e irreverente le alejaban un poco de los seres adulantes y anodinos.  
Tuve el placer y el honor de conocerle. Compartimos momentos especiales en los paseos que hacíamos a la montaña en compañía de su hijo Carlos y un grupo de amigos. Después  de una larga caminata por el páramo, comer algunas provisiones que llevamos y descorchar una botella de buen vino se daba inicio a la charla que podía durar varias horas. Sus conversaciones muy cultas eran una cátedra de historia y geografía del estado, que nos dejaron a todos valiosas enseñanzas. Leía bastante y tenía una buena biblioteca. Además se había codeado con personajes importantes de Venezuela. Pero su mejor arma era la memoria que llevaba como un escudo en contra de ese terrible caballero que es el olvido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario