jueves, 5 de marzo de 2015

Historia de la Facultad de Ciencias (6)



Ciclo Básico.

Estando a mitad de mis estudios en 1973, la ULA  da un cambio sorprendente. En una decisión imprevista, quizás  no muy bien planificada,  las autoridades de aquel momento para dar solución a un problema social de gran envergadura,  crean una nueva estructura académica llamada Ciclo Básico. 

 
Nueva EStructura. Francisco Rivero. 2015

Había que atender a miles de bachilleres que ingresaban a la Universidad. Pienso que la decisión del entonces Rector Vicente Casanova y del decano de Ciencias Dr. José Vicente Scorza, un hombre de  lucha social y con mucha visión de los problemas,  fue audaz y acertada. 

 Se implementa también el famoso plan de los Auxiliares Docentes, para cubrir la alta demanda de cursos del  Ciclo Básico. Mediante este plan los estudiantes de Ciencias e ingeniería con más de la mitad de las materias aprobadas, podíamos dar clases de las materias básicas Matemáticas I, II y III en el Ciclo Básico. Se toma esta decisión pues no había suficientes profesores en todo el país. Además significó un ahorro considerable de dinero para la Universidad, pues los salarios para estos cargos eran inferiores a los de un  profesor. Después del alza de los precios del petróleo en 1974 había dinero suficiente y el plan se acelera con viento en popa.
En realidad, el término de Auxiliar Docente era inapropiado. Nos han debido llamar Docentes no Graduados o tal vez los Niños Profesores. Fuimos docentes  con todos los deberes y responsabilidades del cargo. Debíamos dictar clase para secciones bastante numerosas  entre 60 y 70 alumnos.
En 1975 el Profesor José Vívenes dictó un curso de un semestre para formar auxiliares docentes. Muchos de los asistentes eran estudiantes avanzados de la carrera de ingeniería. De esta manera ingresa un segundo grupo bastante numeroso. Creo que hubo también una tercera cohorte de auxiliares, preparados por el entonces profesor Armando Rodríguez.

El Ciclo Básico fue creciendo de manera alarmante despertando la preocupación de algunos decanos y autoridades que veían como se les iba de las manos el poder político sobre los profesores. Era una estructura académica bien coordinada, pero sin poder de decisión. Llegó a tener una plantilla estable de centenares de profesores, más que cualquier facultad o núcleo. Además se atendía al 40% de los estudiantes de la ULA. El C.B. manejaba grandes presupuestos, lo cual permitió crecer a la facultad de Ciencias, ampliando su planta profesoral. Es justo decir, que de allí también salían considerables recursos para la investigación.
La avalancha de nuevos bachilleres había cesado y el problema de la carencia de profesores desapareció poco a poco. En 1982, con la eliminación del Ciclo Básico, por decisión del Consejo Universitario,  terminaba esta etapa experimental de la ULA, bastante interesante. Era Rector el Dr. José Mendoza Angulo y decano de Ciencias el Dr.Jesús Rivero. Los tiempos habían cambiado ahora y la condición de auxiliar docente se veía como algo inapropiado para un estudiante. Ya la Universidad había recuperado la normalidad y volteaba la página, dejando atrás una etapa de la cual muchos académicos se avergonzaban.
Creo que la Universidad de los Andes, en algún momento, debería hacer un reconocimiento justo a todos aquellos que sacrificando tiempo, esfuerzo y familia, contribuimos a resolver un gran problema de la educación venezolana: El Problema de masificación estudiantil. Después que cesan las llamas, la gente se olvida de los bomberos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario