domingo, 15 de marzo de 2015

Historis de la Facultad de Ciencias ( 9)



Una guerra entre colegas.

Cuando estudiaba tercer grado se dio una competencia de carreras.  El ganador iría a competir en un torneo estadal, representando a la escuela. Yo corrí bastante duro en aquella prueba  y llegué de primero. Sin embargo el profesor de Educación Física, seleccioné al tercero como el ganador. Cuando reclamé airadamente el hombre simplemente me respondió
-Lee el Reglamento.

En 1976 el Departamento de Matemáticas contaba con un buen número de profesores para dar el servicio docente  a la Universidad de los Andes. Desde el punto de vista etario no había mucha distinción entre sus miembros. En cuanto a la estabilidad laboral y derechos como trabajadores, si se podía establecer una clara división en tres bandos:
1.      Los Profesores fundadores del Departamento (PF).
2.      Los Contratados para dar clases en el  Ciclo Básico, en su mayoría extranjeros. (C).
3.      Los Jóvenes Instructores egresados de la ULA y la UCV, (JI).
Por cuestiones reglamentarias, el primer grupo tenía una muy sólida estabilidad laboral, pues eran profesores de escalafón, personal ordinario. Ellos representaban un total del 10% del personal. Tenían  además el privilegio de ejercer cargos importantes dentro de la Institución como Jefe de Departamento, Decano, Directos, Autoridad Universitaria y hasta Rector.
Los Contratados eran el grupo más numerosos con un 80%. Los JI representábamos un 10%. Tanto los contratados, como nosotros los instructores no teníamos ningún tipo de estabilidad. Se nos renovaba el contrato cada año, de acuerdo a nuestro buen desempeño y a  criterio del Jefe del Departamento.
Los Profesores Fundadores pudieron salir de beca a exterior  y realizar estudios de postgrado. Para ellos, la carrera dentro de la Universidad y los futuros ascensos estaban casi garantizados. Distinta era la situación de nosotros, los Jóvenes Instructores quienes no teníamos formación académica de cuarto nivel, que nos diera el aval y los conocimientos suficientes para elaborar un trabajo de ascenso.
En Matemáticas los trabajos de ascenso son disertaciones originales sobre algún tema específico. Deberían ser cosas originales de mucha profundidad, que traspasaran las fronteras del conocimiento, con nuevas propuestas. Además debía ser avalado por un jurado examinador especialista en el campo de trabajo. Se aceptaba como un hecho que ningún instructor, por cuenta propia, podía alcanzar el Santo Grial del conocimiento de manera espontánea y realizar semejante obra.
Esta situación de injusticia e imposibilidad creo un clima de preocupación y pesimismo dentro de los jóvenes profesores. Pensamos que por culpa de estos reglamentos absurdos y la indiferencia de las autoridades hacia nuestra situación, estaríamos en el mejor de los casos,  destinados dar clases en los cursos del CB toda la vida, con un salario mínimo de instructor. Tampoco nos imaginábamos disfrutando de una beca en el exterior. 


De este conflicto nace la “Guerra” entre ambos bandos, quedando los contratados atrapados en el medio, observando los toros desde la barrera y sin tomar partido por ningún bando, para no comprometer su precaria estabilidad laboral. Así pues, nuestro Departamento, dividido en parcialidades políticas vivió de un ambiente caldeado por los ataques que se daban en asambleas, corrillos de pasillos y reuniones secretas que nos mantuvo en esta situación incómoda por algunos años. La diatriba de parte y parte caldeaba los ánimos.


Con la creación de la Maestría en matemáticas en 1977 se dio la posibilidad de formación a los jóvenes instructores. Después de haber el Título de Magister, pudimos ascender. De repente se abrieron las puertas del recinto sagrado de la Hermandad Pitagórica para los jóvenes rebeldes e irreverentes. Se había dado un paso decisivo en nuestra carrera al poder obtener la estabilidad laboral. La creación de la Maestría por parte de los P.F. fue  una decisión importante que dio solución a un conflicto de intereses. Parte fundamental en  la historia del Departamento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario