jueves, 7 de julio de 2016

El cubismo en el paisaje moderno o la influencia de Paul Cézanne.




El cubismo plantea una nueva de mirar en el arte de la pintura, simplificando las formas a su expresión mínima. Es  casi una teoría matemática que reduce todas las superficies a tres tipos básicos: el cubo, el cilindro y la esfera. El pintor crea su propia realidad sobre el lienzo, apenas se reconocen algunos elementos básicos del paisaje como las montañas, las carreteras,  las casas, los árboles, los campos,….etc. Lo demás es un simple juego de colores y valores que se distribuyen de acuerdo a unas reglas para crear la sensación de tridimensionalidad. 

Francisco Rivero. Campo Claro. 2016.

Para Cézanne la luz pura era de color naranja y a medida que nos alejamos de los objetos se van volviendo  rojos, violetas hasta el azul que es el color más lejano. Otra posibilidad es pasar del anaranjado al amarillo verde y azul.
Estoy pintando dos paisajes de la parte sur de la ciudad de Mérida. Son paisajes urbanos en donde abundan los elementos cubistas. Los iré terminando poco a poco. Estoy seguro que al final quedaran más grises y los colores perderán su fuerza. Me gustaría dejarlos tal como están, como algo inacabado, pero muy fresco y espontáneo. Es una decisión difícil.

Franciswco Rivero. Pan de Azúcar. 2016.

El primero es una vista de campo Claro desde la meseta de Zumba. El segundo es la vista del barrio Pan de Azúcar desde la misma posición. Ambos son pinturas al óleo de 50 x60 cm.

viernes, 1 de julio de 2016

La muchacha de blusa rosada.




Me da pena decirlo, pero tenía un retrato inacabado de mi hija Paola Stephanie que comencé en el año 2006, cuando ella contaba 19 años. Estuvo abandonado entre mis otros cuadros en el ático y me había olvidado de él. Finalmente, después de una operación de limpieza lo encontré de nuevo y decidí finalizarlo. Tenía un fondo muy pálido, poco llamativo y que no realzaba la figura de la retratada.

Paola. La Muchacha d ela blusa rosada. Francisco Rivero. 2006-16

Paola es una joven espigada, ingeniero de sistemas. Ella es  de mente realista, moderna  y  poco soñadora.  El formato apaisado se adapta bien a los retratos no tradicionales. Así pues hice un retrato enmarcándola entre líneas rectas, objetos nítidamente definidos, sentada en un sofá de la casa de Mucurubá, con un paisaje de fondo de casas blancas. Me inspiré en la pintura del artista venezolano Héctor Poleo, quien usaba esos colores planos y llamativos.
Ella es zurda y su mano izquierda está en la posición de  manipular el ratón de la computadora. Este es quizás el detalle más significativo del cuadro. Había otro problema y era que la blusa que ella llevaba era de mangas cortas y de color blanco. Para darle más realce a la pintura le coloque una blusa rosada que vi en una tienda por la página  web de Amazon. Ella vive en Orlando, no se enteró de los cambios que hice y le mande la foto por email. Estuvo de acuerdo en que la blusa color rosado guayaba le quedaba bien y se sintió feliz con su retrato.
Esta pintado al óleo y mide 50 x 60 cm.