jueves, 2 de enero de 2014

Giros de San Benito.





Una de las tradiciones más  coloridas de todo el páramo merideño es la fiesta de los giros de San Benito en el pueblo de San Rafael.  A comienzos  de enero, vemos a estos danzantes ocupar las calles con sus cantos,  música, gritos, danzas y quema de pólvora, en los alrededores de la plaza. La multitud que se aglomera para observarlos, disfruta con un espectáculo lleno de sorpresas. Después de la misa, el baile de las cintas  multicolores que van tejiéndose en el palo, al ritmo de la música es la atracción principal. Puede durar varias horas esta danza de raíces indígenas. Los hombres y mujeres giran sin cesar, hasta las últimas horas de la tarde.
Francisco Rivero. Giros de San Benito. 1995.

En esta manifestación folklórica se funden elementos de tres continentes: lo indígena,  africano y español. San Benito de Palermo es el Santo negro al cual se le rinden honores en el páramo. Algunos danzantes se pintan las caras de negro durante las ceremonias. 
Francisco Rivero. Girosde San Benito.

Hay también algunos diablos, que hacen de las suyas correteando a los niños con un rejo que agitan en la mano. Las cofradías de Giros, vienen de Piñango, Tabay, Timotes y otros pueblos vecinos. También se acercan los trabuqueros, con trajes de colores vivos y caras pintadas de negro, que aturden a los visitantes con los disparos de sus ruidosos  trabucos.
ES una manera muy especial de festejar el comienzo del año con esta fiesta tradicional,  en  agradecimiento  a Dios por las cosechas de los frutos de esta tierra. Esperamos que el 2014 sea un buen año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario