sábado, 24 de diciembre de 2011

La Contradanza: El baile de Aricagua

La gente de antes bailaba la Contradanza con esmero y dedicación especial. Hoy solo quedan algunos vestigios, perdidos en las entrañas de las montañas andinas. Es una versión venezolana del famoso baile que se originó en Inglaterra ( Country Dance), atravesó el canal de la Mancha, pasó por Francia y llegó a estas tierras americanas, primero a Cuba y luego salta a Tierra Firme. Es un baile de cuadros parecido al minue, pero para la gente del campo, su ritmo es más alegre y movido.
He visto en algunas lugares bailar una contradanza estilizada, con un refinamiento amanerado y de salón, como si fuese un minue o un vals de etiqueta. Estas versiones edulcoradas de viejas tradiciones campesinas, además de ridiculas,  son de muy mal gusto.  Es un absurdo, producto de bailarines y escenógrafos de valses vieneses,  que no investigan, pues se trata de un baile de campesinos.
Vean estos niños con que naturalidad bailan, con que gracia se mueven, disfrutenlo y aprendan señorres...


Aricagua es un lindo pueblo del sur del estado Mérida, Venezuela en donde se baila la antigua, genuina, la  verdadera Contradanza. En el siguiente video presentamos un paseo que parte de la zona del Morro, un pueblo sobre el lomo de una montaña como montando a caballo. Vemos el cañón profundo del río Nuestra Señora, río este que forma un valle transversal a la cordillera, bastante erosionado y que nace en una laguna cercana al Pico Bolívar. Desde allí se asciende al filo de la montaña que divide las aguas de dos grandes cuencas hidrográficas, la del Lago de Maraciabo, que desemboca en el Mar Caribe y la cuenca del río Aricagua, que ofrenda sus aguas al Caparo, río caudaloso que desemboca en el Apure, el segundo río más largo de Venezuela, afluente del Poderoso Orinoco y que , como todos sabemos, desemboca en el Oceano Atlantico. Cuando llegamos al punto más alto, en la capillita de la Virgen,  donde se produce el divorcio de las aguas, vimos un árbol cuyas hojas pueden caer de un lado y de otro. Nacen juntas pero por el azar ellas pueden ir a parar a miles de Kilómetros de diferencia. Esto ilustra bien la Teoría matemática del caos, sensibilidad de las condiciones iniciales.
Luego la población de Aricagua con su paisaje de un  verde perenne. Aricagua posee reservas forestales de gran belleza en donde hay muchas orquídeas y otras epìfitas. Vemos a nuestros pies pasar su río con suaves meandros, y más alla reclinado en  un repecho de la montaña el poblado,  con su iglesia sencilla de blancos muros y torre cuadrada; y la Unidad Educativa Bolivariana Francisco Uzacátegui Dávila. Al final del video observamos la selva nublada, por donde se abre paso la esctrecha carretera que serpentea y un puente de hierro sobre el río Aricagua.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Felices fiestas

Despido este blog por el presente año con un pequeño apunte al pastel sobre cartulina de color terroso, de tamaño  30x40 cm. Es una escena nocturna donde cuatro personajes, arrebujados en sus ruanas por el frío de diciembre allá en la Sierra,  dialogan dentro de  una humilde vivienda  bajo la luz de una vela. Afuera la noche oscura y silenciosa  envuelve el paisaje en su manto misterioso.  Adentro la luz amarillenta los une en un sencillo ritual de intercambio de palabras, opiniones, cuentos, esperanzas, pequeñas quejas y reproches.
Cuando tomé la foto del cuadro, apareció el reflejo de la pared de enfrente  en el ángulo superior izquierdo y parte de mi cuerpo  hacia abajo. Así pues me incluyo en el cuadro por un efecto óptico. Somos entonces cinco personajes.
¿De qué hablan estos rusticos campesinos? Los cuatro cuerpos forman un triángulo. La mujer del vértice superior y el hombre de la ruana amarilla, parecen mirar al espectador en busca de respuestas a sus vidas. El hombre de la izquierda mira de medio lado con resignación, mientras observa con detenimiento la vela que sostiene con su mano derecha. El cuarto personaje, el del ángulo derecho del triángulo, es apenas una sombra, parece que no existiera o estuviese ausente. Quizás este personaje que sostiene la vela, cuya presencia real no admite dudas, sea el único presente en la escena y los otros tres tan solo imaginación. ¿Estará solo o acompañado?
ES una pregunta terrible que se hace el hombre, cuando enfrenta la soledad. Feliz navidad y que estemos  más unidos en el 2012.
La pequeña reunión. 1998.

sábado, 15 de octubre de 2011

Pinta uno sin darse cuenta, como quien silba una melodía.

El arte  es un medio de aproximarse a la naturaleza, para entenderla; para  poder consustanciarse   con la belleza intrínseca de los objetos; para poder sentir las fuerzas vitales que palpitan en ella. Esto no quiere decir que el pintor deba copiar servilmente lo que ve delante de sus ojos, como si fuese una cámara fotográfica. La misión  del pintor consiste captar la belleza de la naturaleza que yace dormida e indiferente a los ojos de la mayoría de las personas. Debe saber expresar con sus pinceles y sus colores esta belleza que es emoción, vida y voluntad de expresión.

Sobre esto el filosofo alemán Friedrich  Wilhelm Schelling ( 1775-1884) nos decía
 “ Si no vemos las cosas en su esencia, si no sólo en su forma vacía y abstracta, nada nos dirán a nuestra intimidad; debemos prestarle nuestro propio sentimiento, nuestro propio espíritu para que nos respondan. Por consiguiente, aquel a quien la naturaleza se le aparece como algo muerto, en general jamás podrá alcanzar aquel profundo proceso, semejante al químico, gracias al cual, como acrisolado en el fuego, nace el oro puro de la belleza y la verdad.”
Siempre he tratado de pintar las cosas que más me gustan, con la finalidad de expresar el placer estético ante el mundo que se despliega frente a mis ojos, y también, compartir estas emociones a través de mis cuadros.
Lo más difícil en la pintura es elegir el motivo. Sucede que a veces paso semanas, meses y hasta años sin pintar nada. Cuando se tiene un buen tema, entonces el trabajo de pintar se vuelve entretenido y agradable. Todo va viento en popa. Pinta uno sin darse cuenta, como quien silba una melodía. Y se siente uno feliz después de haber jugado un rato con las formas y los colores. Feliz de haber creado algo nuevo. Que no existía.
Un buen motivo no es necesariamente algo bello. Una casa vieja con las paredes agrietadas y el tejado combado, puede ser un buen motivo pictórico. Esa casa nos transmite un mensaje de arraigo a la tierra o nos descubre nuestras raíces del pasado. Un pasado lleno de trabajo duro y sacrificios de parte de nuestros padres y abuelos. En el arte como en todo, también hay una belleza moral que el pintor debe sacar a la luz.
El paseo. 2006.

viernes, 14 de octubre de 2011

Un cuadro misterioso.

Un arreo de mulas. 2005.

Una noche de aparecidos inspiró este cuadro. Primero pinté el fondo con el motivo de la casita del páramo con su techo bajo de gruesas tejas  enmohecidas por los años. El cuadro quedó bien hecho, tenía buena presencia. Pero no me gustaba porque era un cuadro mudo, que no decía nada, lo notaba inexpresivo y solitario, quizás algo melancólico, le faltaba algo más. Debo decir que era un paisaje diurno con luz matinal. Pensé que había un enigma pues algo no cuadraba y debía resolverse, ciertamente, algo que yo no lograba entrever dentro de aquel cuadro con sus negros muros y patio empedrado. De vez en cuando lo estudiaba con detalle para ver que le agregaba o le quitaba, pero no sabía qué hacer al respecto. Me ponía de pie  enfrente de él para mirarlo más de cerca, imaginaba como sería colocando algunos personajes y siempre dudaba. Así pasaron los meses y los años y el cuadro seguía colgado en mi estudio inconcluso, reclamando mi atención. Entonces me metí tanto en el cuadro que tuve un sueño maravilloso en donde se resolvió de una vez por todas el enigma y quedé liberado de su hechizo.
Fue un sueño o  realidad? No lo  se. Creo más bien que  fue un sueño dentro de otro sueño. Soñé que soñaba, eso es correcto.
Me tocó pernoctar en una posada en pleno páramo. Mi carro estaba fallando. Andaba yo solo ese día y era el único huésped en la posada. Aquel lugar yerto y desolado me inspiraba cierta tristeza. Me fui a la cama muy temprano, pues estaba cansado. Dormí como cuatro horas y luego me desperté en medio de la noche. El viento azotaba la hoja de la ventana. Se colaba un aire muy frío por las ranuras y me levanté a cerrarla. Antes de volver a la cama eché un vistazo al exterior. Pude observar con toda claridad el gran patio central iluminado por la luz de la luna. De repente escuché como unas campanitas y luego unas pisadas de cabalgaduras. Oí que tocaron la aldaba tres veces, escuché unas voces y luego el ruido de la tranca que abría el portón. Era un arreo de mulas que entraba a la posada muy sigilosamente. Después de echar pie a tierra, el arriero se sentó en una silla a tomar café. Iba vestido de blanco impecable. A su lado estaba un niño con pantalones cortos y sandalias de cuero. Era el macoreto ( Así llamaban al ayudante del arriero) quien, bajo aquella luz fantasmal, se dedicó a descargar una pequeña mula, muy oscura, que llevaba un par de bultos  de trigo amarillo. Llevaba un sombrero de paja de ala ancha y una pesada  ruana de color blanco. Su cara era redonda y la mirada vacía.  Me asusté mucho en el acto y me volví a la cama, recé tres padres nuestros y ya no pude dormir más, hasta el amanecer.
Después de tomar el desayuno, le comenté al posadero sobre la extraña visión que había tenido en la noche. Me dijo que hacía muchos años en aquella posada, en la época de sus abuelos,  se hospedaban los arrieros. El macoreto que yo vi era el hermano menor de su abuelo. Un niño muy curioso e inteligente que se extravió para siempre por los caminos del páramo….
Me volví a despertar por segunda vez y entonces si era yo de verdad y no Francisco Rivero el que soñaba que estaba en el páramo. Tomé café para no volverme a dormir. Fui al estudio de madrugada, tomé la paleta, los pinceles y comencé a plasmar rápidamente lo que vi antes que me olvidara de aquella visión fantasmal.

martes, 5 de julio de 2011

El bicentenario de nuestra independencia

El 5 de Julio de 1811, hace doscientos años se firmó el acta de la independencia de Venezuela. Hoy lo celebramos con este retrato ecuestre del Libertador, atravesando los Andes Venezolanos. Es un óleo de 50x60 cm. del 2006.
Simón Bolívar. 2006.
Aquellas nieves eternas y la naturaleza ubérrima, que vió el Libertador en 1812, cuando atravesó la Cordillera de Mérida, hoy están a punto de desaparecer por el cambio clímatico y la contaminación del Planeta Tierra. Ahora debemos liberarnos de los que amenazan la vida y la supervivencia del hombre. Todos somos responsables del desastre ecológico. Celebremos con conciencia y cuidemos la Naturaleza.

viernes, 10 de junio de 2011

Los cielos espléndidos del mes de Junio.

En estos primeros días de junio el cielo ha estado bastante despejado. Gracias a Dios, pues desde noviembre, hasta el mes de mayo, no ha parado de llover todos los días.
Cielo en San Cristóbal. 1996.

Esperemos que los días de este mes  de San Juan continúen siendo secos y cálidos y podamos olvidarnos  un poco, aquellos tan fríos y lluviosos de San Isidro. Parece ser que a cada pedazo de cielo le toca su santo. San Isidro es un santo de los montañeses: muy  trabajador, de genio taciturno, enigmático y callado. Su imagen lo representa bien vestido con botas y chaqueta de cuero, como protegiéndose del frío. Parece ser que era un santo muy glotón pues  los campesinos de la sierra acostumbran  ofrendarlo con   frutos y  comidas a granel. San Isidro  nos recuerda los días húmedos y lluviosos con  bueyes enyugados que aran afanosamente entre la roja arcilla.
En este lienzo de abajo de formato 60x80 cm. los bueyes etán enyugados y listos para comenzar la faena diaria, esperando tan solo por la presencia del gañán, que poco a poco sube una cuesta pronunciada. Pude ser también que ya estén arando, guiados por un Angel mientras su dueño reza en una capilla como San Isidro Labrador.
Bueyes. 2003.

San Juan, por el contrario, es un Santo de la costa, de genio alegre y parrandero. Se la pasa entre los pobres y no le da pena mostrar sus miembros apenas cubiertos  con ropas ligeras. La gente  celebra  su día con toques de tambor hasta la madrugada, en las playas paradisíacas de Choroní, Ocumare, Cata y Cuyagua. A San Juan se le honra con el baile. Ya sabemos que es un Santo bailón desde chiquitico, pues cuando se produce la visita de la virgen María a Isabel, el niño ya saltaba en el vientre.  En las cálidas arenas, entre ritmos de olas y  mecer de los cocoteros, siempre estará presente. Bajo el cielo estrellado,  con el repique de los cueros y  el calor de los cuerpos   se  va dando cumplimiento a este antiguo  ritual. Es un ritual donde se mezcla lo africano con la tradición judeo cristiana. Algo  que nos viene de la colonia.
 Mientras tanto el país y su gente se recuperan poco a poco de la tragedia dejada por las lluvias torrenciales. Ojalá que el cambio climático global no siga dando tantos problemas  a la humanidad y que todo el planeta lo acepte como un hecho, pues todavía hay gobiernos que niegan este fenómeno terrestre. Esperemos también que los miles de damnificados alojados en los refugios, puedan volver a tener su casa propia y  retomar el hilo de sus vidas.

sábado, 21 de mayo de 2011

El dulce idilio de una lechoza con cuatro plátanos.

Las frutas maduras ponen el color en la naturaleza. La  papaya o lechoza (como se conoce en Venezuela) es una sinfonía  policromática de delicados matices que van desde el verde selvático más intenso, pasando por el ocre de los caminos polvorientos  y el amarillo candela, hasta los rojos más sensuales que se puedan tener bajo la  luz del sol. Es una fruta de gran tamaño cuyo interior va creciendo poco a poco, se hincha como el vientre de una mujer preñada y al romperse nos deja ver el misterio de sus negras semillas cubiertas de un mucilago brillante y transparente. Su pulpa carnosa, abundante y generosa es suave y rosada, de gusto delicado: apenas un poco ácida, con un ligero toque azucarado que acaricia el paladar.  Muy pocos saben  que sirve para curar las ulceras estomacales.

Lechozas, plátanos y naranja. 2003.
Aquí en esta obra hecha con lápices de colores, cuatro plátanos, dos lechozas y una naranja sirven de motivo para un bodegón tropical.
Desde  las tierras bajas de las montañas andinas hasta la gran planicie del Lago de Maracaibo se cultiva la sabrosa lechoza. Allá, en medio de una naturaleza ubérrima rodeada de aire caliente y vaporoso, cargado de humedad tropical se reproducen los lechozos  a placer.  Entre las hileras de las matas de plátano se dan muy bien, junto a las ramas esbeltas de los cacaoteros ( Theobroma cacao), los zapotes (Pouteria sapota), los jugosos nísperos ( Manikara achras) y el dulce guanábano ( Annona muricata).
Lechozas y naranjas. 2003.

viernes, 20 de mayo de 2011

MI tío Paco también era dibujante.


No sé si las habilidades pictóricas se heredan o no, pero en mi caso debo decir que si, pues provengo de una familia donde no faltaron los  pintores. Mi tío Francisco Rivero Gil (1899-1972) fue pintor y caricaturista.  Nació en Santander España, siendo el hijo mayor de una gran familia de 11 hermanos. Su padre  Jesús Rivero Herrería, originario de Asturias, era el delineante del Puerto de Santander.  Como consecuencia de la Guerra Civil Española, la familia se desintegró. La mitad se quedó en España y la otra se vino a América. Mi tío, junto con cinco de sus hermanos, entre los que estaban  Jesús Rivero Gil (mi padre), cruzaron el Atlántico para salvar sus vidas.  Después de pasar  penurias y  necesidades  durante 18 meses en un campo de concentración en Francia, emigraron a la República Dominicana. Allí se divide nuevamente la familia: unos se fueron a México, otros a Colombia y otros más  a Venezuela. MI tío Luciano Rivero (Chano), el menor de los hermanos fue también dibujante y heredó el cargo de delineante del Puerto santanderino, que Mantuvo mi abuelo  hasta su muerte. Su hijo Manuel es abogado y trabaja en Madrid.
Aquí os dejo una bella estampa de un día domingo al salir de misa. Son un par de novios  cántabros debajo de un árbol. Es obra de Francisco Rivero Gil. El cuadro se titula “Romería” es guache sobre pastel y data de 1958.


Fancisco Rivero Gil-  Romerías. 1958.

Un poco más antigua es esta caricatura, bastante  expresiva, que lleva por título ”Buenos Aires” y fue pintada en 1918. Que tal..
Francisco Rivero Gil- Buenos Aires. 1918.

jueves, 19 de mayo de 2011

San Isidro labrador…


Bueyes en el día de San Isidro. 2007.

Con las  primeras lluvias del mes de Mayo  se abre la estación del invierno y con ella  las esperanzas para los agricultores. El agua caída del cielo hará germinar las semillas y el campo volverá a ser verde. Mayo es promesa hecha agua,  de un nuevo renacer de la vida en el campo. Mayo es el mes en que florecen las orquídeas. Recordemos que la orquídea es nuestra flor nacional. En el mes de Mayo también se celebran   fiestas  a la Virgen María y los niños reciben el Sacramento de la Primera Comunión.
¡Qué hermosas son las fiestas de San Isidro! ¡Cuanta religiosidad y devoción al Santo se  pone de manifiesto en estas montañas andinas! Los bueyes se visten de color en ese día. Las plazas e iglesias se engalanan con arcos de flores y frutos. Los campesinos bajan de las aldeas a celebrar en el pueblo. Las muchachas se engalanan con sus mejores trajes. Habrá morteros, música, algarabía, puestos de comida donde no faltará la chicha de maíz, los pasteles, el sancocho de gallina y los dulces típicos.
Sin embargo, en este mes de Mayo de 2011, hemos tenido en Venezuela  exceso de agua. Se nos ha venido encima El Diluvio y no hay un Arca de Noé donde quepa tanta gente... Llueve casi todos los días desde el mes de Noviembre. Esto ha sido un invierno constante, que ha ocasionado deslaves, crecientes de ríos, daños en los caminos. Inundaciones que ha dejado  a poblaciones enteras damnificadas-  la gente le pide a San Isidro que pare de llover y los niños cantan en la misa cantan: San Isidro Labrador, quita el agua y pon el Sol.
En 1943 el artista venezolano Hétor Poleo, pintó un cuadro llamado “Los tres comisarios”, que se ganó un premio muy importante. El motivo del mismo son tres comisarios rurales, embozados en sus ruanas, para protegerse del frío- y con los sombreros calados hasta la nuca, que impide verles el rostro.

Posee influencias del muralismo mexicano. Eran otros tiempos, de una Venezuela rural, plagada de miseria, enfermedades y analfabetismo. Estos tres tipos, de aspecto tosco y vulgar, que conversan entre ellos, mientras dan la espalda al espectador, representan la “máxima autoridad” del pueblo, con sus peinillas colgando del cinturón. Uno quisiera acercarse más al cuadro para escuchar la conversación. Al fondo se divisa un poblado andino medio abandonado. Es quizás el recuerdo de una pesadilla que nos remonta a nuestra niñez.  Sabemos que Héctor Poleo estuvo por estas tierras en los años 40 y de allí, pienso yo,  le vino la inspiración para esta obra.
La imagen de los tres comisarios es subyugante, posee mucha fuerza telúrica y es como un ícono de  nuestra cultura; representa la barbarie, la irracionalidad y el miedo que todos los latinoamericanos llevamos adentro. Solamente un verdadero artista es capaz de crear estas imágenes inmortales, que identifican a todo un pueblo.
Combinando la imagen inquietante de los tres comisarios de Poleo con esta otra locura  del cambio climático se me ha ocurrido una idea,  que hoy plasmo en una hoja de papel de 25x30 cms, con lápices de colores. La lluvia ha borrado el paisaje y tan solo quedan los tres comisarios, hablando de lo mal que lo han pasado con estas lluvias, y los pies sumergidos dentro de  un charco de agua. En conclusión: Hoy en día la gente es más pacífica y civilizada, que en aquel año de 1943, pero la naturaleza sigue siendo bárbara e implacable con nosotros.
Tres comisarios bajo la lluvia. Mayo de 2011.

miércoles, 18 de mayo de 2011

Pintando los verdes prados de Cacutico.

Saliendo de Escagüey por la parte de arriba, se inicia una troncal que nos conduce hacia Cacutico. Una vía angosta, recién pavimentada, que serpentea entre pequeñas parcelas de cultivo. Cacutico es un pequeño pueblo, al pie de la Sierra de la Culata,  formado por un puñado de casas rurales alineadas en torno a una calle recta.
Seguimos ascendiendo en zigzag y nos detenemos justo enfrente del nacimiento de un bosque. Allí, sobre una verde llanura, teniendo como fondo una plantación de eucaliptos, sobre la yerba tupida del kikuyo,  Nancy y yo   nos tumbamos a descansar bajo su sombra protectora. Conforman este paisaje una sucesión de colinas que ascienden suavemente hasta la masa rocosa de las lejanas cumbres. Coronan sus  cimas grupos  de pinos relucientes ante el sol,  de distintas variedades sembrados durante una reforestación ya cincuentenaria. Algunos se han secado y sus ramas blanquecinas semejan  espinas de pescado. Los cultivos y potreros avanzan hacia los grandes árboles amenazando con romper el equilibrio de aquel paisaje montañoso. Manos inescrupulosas sedientas de tierra pueden derribarlos en cualquier momento.
La vista hacia el lado sur es también de lo más agradable;  el aire increíblemente delgado y cristalino, se presenta hecho  de una consistencia diáfana y  pura que resbala en las pupilas. La luz derrama una rica paleta de amarillos y ocres refulgentes sobre las flores de berro que tapizan estos potreros, donde el ganado pace muy tranquilo a esta hora de la mañana. El berro pone una nota alegre y vibrante en estos páramos. Es una crucífera, que se da silvestre-  especie autóctona del lugar, pariente cercano de la mostaza. Con sus semillas los campesinos preparan una harina llamada Samil, rica en proteínas, para rellenar las arepas del desayuno, cuando no hay otra cosa que comer...
Francisco Rivero. Berros en Cacutico. 2006.

Ya salen limpios y relucientes los colores del oleo de sus pomos y se ordenan sobre la paleta de madera, siguiendo un ritual de siglos. El olor fresco de la trementina y el aceite de linaza son como los aromas sagrados del incienso y la mirra, que nos preparan para el acto supremo creador. Unas pinceladas de azul cobalto puestas sobre  el perfil transparente y silencioso de la Sierra Nevada,  cierran este  paisaje montañés, que ahora yo humildemente intento  captar sobre un lienzo de 60x 50 cm. Trato de descifrar el secreto de la vida, entre el laberinto de las ramas retorcidas del berro, mientras observo todo con admiración.  Una experiencia de los más enriquecedora, sin duda alguna, pues me permite dialogar directamente con el espíritu de estos páramos.

lunes, 2 de mayo de 2011

La trucha que se contaminó….

Alto Chama. Pastel. 1995.


Visité una truchicultura en el páramo. El lugar era bonito. Uno se deleitaba contemplando el verdor de aquellos prados teniendo como fondo azules montañas coronadas de nubes soñadoras. En el centro de todo un gran lago artificial que represaba las gélidas aguas de una quebrada que bajaba entre rocas, y en sus orillas destacaban macetas de flores de capacho de un rojo intenso y más abajo las hortensias de un violeta azulado formando globos donde se posaban las abejas. Había cientos de truchas en las piscinas que se movían sin cesar de un lado a otro. Entre ellas se destacaba una en particular por su gran tamaño, con pintas oscuras sobre el lomo y color algo verdoso.
-          Es la trucha contaminada – Intervino uno de los empleados, como adivinando mis pensamientos.
Mientras yo miraba a la trucha verdosa el empleado continuaba su plática con una explicación muy educativa sobre el origen de la truchicultura en Mérida.
-          Las truchas no son autóctonas de los Andes. Fueron traídas del Canadá y sembradas en ríos y lagunas, a mediados del siglo XX. Nuestras truchas son de la variedad arco iris. Con las truchas se preparan deliciosos platos de la gastronomía merideña: trucha al ajillo, trucha a la plancha, trucha a la menier…etc
Cuando el hombre se cansó de hablar, se fue a trabajar. Entonces  me quedé a solas con la trucha verdosa que daba vueltas y vueltas en un círculo dibujado con burbujas. Y al final,  ella, flotando muy quietecita al borde la piscina, me contó en aquella mañana radiante de sol,  toda la verdad sobre su triste historia.
“Me llamo Iris. Puedo contarte mi historia, para que la lleves por todo el páramo. Soy una trucha muy experimentada. Conozco bien los ríos y quebradas de este lugar. Todos ellos están contaminados con distintos desechos producidos por el hombre.
Un día mis tres compañeras y yo salimos de la truchicultura a conocer los ríos de Mérida. Pensábamos que estaban limpios como en la época de nuestras abuelas. Soñábamos con aquellos torrentes montañosos de  aguas limpias, puras y cristalinas. Nos contaron que en los suaves remansos, la luz  dejaba ver un fondo de arenilla muy fina que irradiaba destellos como la  plata.   

La quebrada. Pastel. 2005.
Creo que lo de nuestra excursión fue una pésima idea, pues  las cosas no salieron como esperábamos. Ahora los tiempos han cambiado y las cosas no son como ayer. Comenzando por el río Chama, donde pasamos el primer susto. Unos campesinos irresponsables arrojaron potes de pesticidas al agua y la contaminaron. Era un veneno muy poderoso que nos enfermó por tres meses. Luego, aguas abajo, alguien se le ocurrió arrojar aceite de motor  al río. El agua se torno sucia y nos envolvió una capa negra, grasosa y maloliente. Tapó nuestras agallas y no podíamos respirar.  Finalmente ocurrió lo peor: Frente a un pueblo recibimos la descarga de las aguas negras de todas las cloacas. Nunca había visto algo tan horrible. ¿Porque las poblaciones del Chama no tienen su planta de tratamiento de aguas servidas?
Mis compañeras murieron de tanta contaminación. Yo fui la única que sobreviví, gracias a un niño bueno que me rescató entre los desechos tóxicos y me trajo de vuelta a esta truchicultura.”

Trucha Arco Iris, Acuarela 1995.


domingo, 3 de abril de 2011

Pájaros en el vecindario.

El tiempo ha cambiado mucho últimamente. Hace una semana fueron las lluvias interminables y los días fríos. El patio se anego de agua, de tanta humedad y las matas reverdecieron. Desde hace tres días tenemos un calor sofocante. Esto aumenta el ritmo de reproducción de los insectos: La naturaleza se alegra con esta eclosión de la vida. Los pájaros vienen por este vecindario a buscar cualquier cosa entre las charcas del suelo, los troncos podridos y las hojas de los árboles. Observar  los pájaros es una actividad muy relajante, que nos pone en contacto con la naturaleza.
1.       En las largas horas de la tarde un copetón va dando saltitos pequeños por el patio en cementado de mi casa. Es un pequeño pájaro de tonos marrones claros que canta muy poco. Le gusta andar por  la casa y no le teme a los humanos. Se ha acostumbrado a  comer los restos que quedan del pan y las migas de las arepas. En ocasiones han construido sus nidos en los árboles del jardín. Este pequeño amigo de las casas también es llamado gorrión en otros países y Correporsuelo en otras regiones de Venezuela. Su nombre científico es Zonotrichia capensis.
2.       Esta mañana me levanté temprano y vi dos grandes paraulatas paradas sobre el muro lateral de la vivienda. Son  aves de buen tamaño y  les gusta dar grandes saltos con sus  patas espigadas. Se detienen en cualquier rama, disminuyendo la velocidad del vuelo, al   desplegar su larga cola que a veces se abre como un abanico rematado en plumas rayadas de blanco. Su nombre científico es Platycichla flávipes.
3.       A media mañana cuando la luz hace reverberar el verde de los frondosos helechos aparecen dos o tres colibríes. Son de cuerpo menudo de plumas de un verde metálico  y brillante, son plumas tornasoladas. Tienen la cola de color  cobrizo. Con su pico alargado van extrayendo el néctar de las flores silvestres del riqui-riqui. Estos colibríes o tucusitos son pájaros maravillosos por la rapidez con que mueven sus alas, imposibles de ver durante el vuelo.
4.       Me paro bajo el umbral de la cocina y veo un árbol seco de Yagrumo. Un carpintero cabeza roja o  carpintero jabado (Metanerpes rubricapillus) se encuentra muy ocupado picoteando el tronco desnudo. Con su toc- toc- toc toda la mañana, va horadando la corteza para construir su nido en un hueco.
Dos copetones. 2005.

viernes, 25 de marzo de 2011

Sueños de trapiches

Los trapiches de caña son un buen motivo pictórico. Aquí en Mérida se sembraba la caña en  las haciendas de los alrededores. Todavían quedan algunos trapiches de los muchos que habían.




   

Francisco Rivero. Trapiche de la laguna. 1995.


Este trapiche al lado de una laguna y en las primeras horas de la mañana ofrece un bello motivo, difícil de rechazar para un pintor. El torreón del fondo, que  se eleva por encima de los picos de la Sierra Nevada, sirve para dividir el espacio superior en dos zonas de manera armónica.  Los reflejos en el agua dan la sensación de realismo. Es una pintura al óleo de 50x 60 cm.



 
Francisco Rivero. Trapiche de San Juan. 1995.
En medio de un cañamelar bastante plano se halla este pequeño trapiche. La sala de las pailas se ha convertido en un deposito de bagazo, de un color amarillo claro. El punto de observación en la parte alta acentúa el caracter familiar y humilde de esta escena. El tejado rojizo contrasta con el verde de los cultivos. ES una pintura al óleo de 50 x40 cm.

Francisco Rivero. Trapiche de la laguna. Amanecer.1995.
Aquí los tonos azules del cielo y sus reflejos en el agua invaden todo el cuadro, creando un cierto aire melancólico. ES una escena pintada bien temprano, al amanecer, cuando los primeros rayos del sol iluminan las cosas. La mas oscura del edificio algo derruido, es un motivo sencillo pero de mucho impacto, por el contraste con los tonos claros de la luz que lo rodea.
Los trapiches nos traen recuerdos de una época pasada, de austeridad y sencillez. Los niños nos deleitábamos con los sabrosos dulces y golosinas elaboradas a base del melado de la caña:  alfondoques, alfeñiques y papelón. Nos refrescábamos con el sabroso guarapo de caña. Chupábamos la caña dulce recien cortada  en trocitos. La novelista venezolana Teresa de la Parra, quien nació en París en 1889, se crió en Caracas  cerca de una hacienda de caña perteneciente a su familia y murió en Madrid en 1936, nos ha dejado estas hermosas palabras en su libro" Las memorias de Mamá Blanca"

En el trapiche amplio y generoso no había casi paredes ni había casi puertas; nada se encerraba, !Adelante todo el mundo¡ Entraba el sol; entraba el aire; entraba el aguacero; entraban las legiones de avispas doradas y zumbando a buscar dulce; entraban las yuntas lentas con los carros anchos y los montone sde caña bien trabados que los gañanes descargaban de un golpe... entraban los hijos de los peones con una cazuela en la mano a pedir " DE parte de mamá que si me hacen el favor de unas migajitas de raspadura o un pedacito de papelón roto"...

martes, 15 de febrero de 2011

Las cinco águilas blancas


Una de las leyendas más bonitas de Mérida es "Las cinco aguilas blancas", recopilada por Tulio Febres, hace exactamente cien años. La india Caribay, mitad humana, mitad divinidad es el centro de esta historia cautivante, en donde se funden los misterios siderales con la naturaleza de los bosques de Mérida. Basado en esta leyenda es el cuadro de abajo, un óleo de 100x90 cm.

Francisco Rivero. Cinco águilas blancas. 2011.


Las cinco águilas blancas.

Cinco águilas blancas volaban un día por el azul del firmamento: cinco águilas enormes cuyos cuerpos resplandecientes producían sombras errantes sobre los cerros y montañas.
¿Venían del norte? ¿Venían del sur? La tradición indígena solo dice que las cinco águilas blancas vinieron del cielo estrellado en una época muy remota.
Eran aquellos los días de Caribay, el genio de los bosques aromáticos, primera mujer entre los indios mirripuyes, habitantes del Ande empinado. Era hija del ardiente Zuhé y la pálida Chía; y remedaba el canto de los pájaros, corría ligera sobre el césped como el agua cristalina, y jugaba como el viento con las flores y los árboles.
Caribay vio volar por el cielo las enormes águilas blancas, cuyas plumas brillaban a la luz del sol como láminas de plata, y quiso adornar su cabeza con tan raro y espléndido plumaje. Corrió sin descanso tras las sombras errantes que las aves dibujaban en el suelo; salvó los profundos valles; subió a un monte y otro monte; llegó, al fin, fatigada a la cumbre solitaria de las montañas andinas. Las pampas, lejanas e inmensas, se divisaban por un lado; y por el otro, una escala ciclópea, jaspeada de gris y esmeralda, la escala que forman los montes, iba por la onda azul del Coquivacoa.
Las águilas blancas se levantaron perpendicularmente sobre aquella altura hasta perderse en el espacio. No se dibujaron más sus sombras sobre la tierra.
Entonces Caribay pasó de un risco a otro risco por las escarpadas sierras, regando el el suelo con sus lágrimas. Invocó a Zuhé, el astro rey, y el viento se llevó sus voces. Las águilas se habían perdido de vista, y el sol se hundía ya en el Ocaso.
Aterida de frío, volvió sus ojos al oriente, e invocó a Chía, la pálida luna; y al punto detúvose el viento para hacer silencio. Brillaron las estrellas, y un vago resplandor en forma de semicírculo se dibujó en el horizonte.
Caribay rompió el augusto silencio de los páramos con un grito de admiración. La luna había aparecido, y en torno de ella volaban las cinco águilas blancas refulgentes y fantásticas.
Y en tanto las águilas descendían majestuosamente, el genio de los bosques aromáticos, la india mitológica de los Andes moduló dulcemente sobre altura su selvático cantar.
Las misteriosas aves revoletearon por encima de las crestas desnudas de la cordillera, y se sentaron al fin, cada una sobre un risco, clavando sus garras en la viva roca; y se quedaron inmóviles, silenciosas, con las cabezas vueltas hacia el norte, extendidas las gigantescas alas en actitud de remontarse nuevamente al firmamento azul.
Caribay quería adornar su coroza con aquel plumaje raro y espléndido, y corrió hacia ellas para arrancarles las codiciadas plumas, pero un frío glacial entumeció sus manos; las águilas estaban petrificadas, convertidas en cinco masas enormes de hielo.
Caribay da un grito de espanto y huye despavorida. Las águilas blancas eran un misterio, pero un misterio pavoroso.
La luna se oscurece de pronto, golpea el huracán con siniestro ruido los desnudos peñascos, y las águilas blancas despiertan. Erizánse furiosas, y a medida que sacuden sus monstruosas alas el suelo se cubre de copos de nieve y la montaña toda se engalana con el plumaje blanco.
….
Este es el origen fabuloso de las Sierras Nevadas de Mérida. Las cinco águilas blancas de la tradición indígenas son los cinco elevados riscos siempre cubiertos de nieve. Las grandes y tempestuosas nevadas son el furioso despertar de las águilas; y el silbido del viento en esos días de páramo, es el remedo del canto triste y monótono de Caribay, el mito hermoso de los Andes de Venezuela.
Tulio Febres Cordero

miércoles, 9 de febrero de 2011

Examen de algebra lineal

Examen de Algebra Lineal.
1)      Hallar la ecuación del plano perpendicular al plano de ecuación x = 3 y que pasa por los puntos A= (1,2, -2) y B = ( 0, 1, 1).
2)      Hallar una base de R5 que incluya a los vectores v = (1,1,1,1,1) y u = ( 1,1,-1,1,1).
Entregar las soluciones antes del dia miércoles 9 de febrero de 2011, a las 7 pm. Usar la via de comentarios del blog el color de los andes.


Gracias todos los que participaron en este examen en linea. Creo que fue una experiencia positiva para todos Uds, por haber logrado buenos resultados en cuanto a conocimientos matemáticos y también por el empleo de las TIC. Aquellos que incluyeron los procedimientos obtuvieron mejor puntuación. Hice una evaluación en base a 10 puntos. Cada persona tiene asignado dos numeros: el primer resultado y el segundo, de cada pregunta. Cuando regrese de Maracay, la Ciudad Jardin de Venezuela, nos veremos en Mérida. Los resultados fueron
  1. Angely Karina 5-5
  2. Alexis Javier 5-5
  3. Patrik del Pino 5-5
  4. Karla 5-5
  5. Desiree Carolina 5-2
  6. MIlitza 5-2
  7. Frank 5-2
  8. Yuliet 5 -1.
  9. Ayaly 4-4
  10. Julio Rodríguez 4-4
  11. Wilcar 4-4
  12. Jessi 4 - 4.
  13. Edwin 4-4.
  14. Valeska 4- 5.



miércoles, 26 de enero de 2011

Gentes que alegran la vida.

El tema de la figura humana ha sido  uno de los más trabajados en la pintura. Son  personajes anónimos que no guardan parecido alguno con nadie en especial, pero representan a todo un pueblo, bien sea por su carácter singular o por sus costumbres. La gente de la calle es el mejor modelo para atrapar  la realidad: el momento exacto en que vivimos, sin "estilizaciones artísticas" ni idealismos falsos. Estos seres comunes y corrientes son parte del paisaje cotidiano. Ellos poseen una existencia verdadera. Son la vida misma hecha forma y color, plasmada sobre un lienzo o un pedazo de papel.
Recordemos que los grandes maestros el pasado, como Velazquez acostumbraban pintar en sus ratos libres, a los personajes más humildes de la corte. Eran enanos, gente con sindrome de down, mutilados, enfermos de las glandulas tiroides y toda clase de gente discapacitada y despreciada, que sufrieron mucho en la vida. Pero sin embargo, el genio sevillano los inmortalizó para siempre con su pincel magistral elevándolos a la categoría de los seres eternos, dignos  exponentes del arte universal. Ellos viven en los lienzos a la misma altura de las infantas, las princesas y los reyes.
Picasso en sus primeros años en París también pintaba mendigos, prostitutas y amigos, por no tener dinero para pagar una modelo. El gran pintor mexicano, Diego Rivera, le dedicó un capítulo especial de su producción a los niños de la calle.

Un viejo contador de cuentos, con sus manos algo deformes por la artritis, evoca una escena campesina bastante tradicional en los Andes Venezolanos. El gesto elocuente de un hombre del anciano, con su dedo indice apuntado hacia las alturas, refleja la importancia de sus palabras. Sus mano izquierda parece inmóvil, a consecuencia de una hemiplegia. Sus dedos gruesos y encallecidos por el contacto con la tierra, demuestran su procedencia del campo. Es una pintura al pastel sobre cartulina marrón claro, en formato de 70x45 cm. El color de fondo juega un papel esencial en esta obra.


El Cuento. 1996.
 Pedrito es un muchachito del páramo tímido y reservado. La postura algo reclinada hacia un lado, demuestra su vocación para el trabajo. Es un niño que ya no juega y quiere parecerse a un adulto.

Pedrito. 1992.
Una niña entre un trigal, espera la llegada de su madre. Ella lleva una ruana para protegerse del frío.


Niña paramera. 1992.
Pablo es un obrero del campo. Se gana la vida como jornalero. La mirada hacia abajo y los hombros algo caídos son típicos de un caracter pacífico. La luz que cae sobre el rostro de manera casi vertical, alumbra con dureza algunas zonas, creando contraste.

Pablo. 1993.
Vicente es un hombre entrado en años, de cara redonda y rostro curtido por el sol. Lleva años asistiendo al festival de los Vasallos de la Candelaria.


Vasallo de la Candelaria. 1992.


miércoles, 19 de enero de 2011

Por los rincones apartados

Muchos lugares apartados de la inmensa geografía andina, ofrecen paisajes encantadores, apenas tocados por el hombre. Hay que ir carretera adentro, desafiar los peligros del camino y armarse de paciencia, pero la experiencia vital del descubrimiento de lo nuevo, bien vale la pena. Siempre habrá algo interesante que ver en algún recodo del camino, al final de un estrecho valle o en la cima de una colina. En el contacto estrecho con la naturaleza, el hombre y los pueblos surge la inspiración para crear las obras de arte.

Bajando hacia los Llanos. 2010.
En el estado Táchira hay grandes extensiones de tierras arcillosas. En esos pueblos, la gente desde tiempos prehispánicos han practicado la alfarería. A la orilla del camino hay puestos de vendedores de vasijas de barro cocido. En el pueblito de Lobatera la arcilla le da un color rojizo al ambiente. Es una villa de clima cálido en donde el cielo de la tarde parece recoger todos los colores de su entorno.

Lobatera. 1993.
Bajando del Pàramo de la Negra, nos encontramos con el paisaje abierto de Pueblo Hondo. Hice este bosquejo al pastel sobre cartulina gris, con unos pocos trazos. La luz matinal se cuela con timidez, entre los jirones de neblina que, se disuelven poco a poco con los primeros rayos del sol.

Pueblo Hondo. 1997.
En la frontera entre Venezuela y Colombia, del lado neogranadino, se encuentra la Villa del Rosario. Es un pueblo de recia estampa colonial que posee una iglesia en ruinas, al borde del camino. Sus muros amarillos resplandecen al mediodía. El aire caliente agita los penachos de las orgullosas palmeras.

Villa del Rosario. 1992.

martes, 11 de enero de 2011

Las peleas de gallos

Las peleas de gallos son emocionantes. Es un espectáculo de gran colorido y vivacidad, donde los gallos pelean con inusitada fuerza, violencia y agresividad.
La pintura de abajo, realizada en 2003, es un lienzo de 150x100 cm. pintado al óleo. Posee un esquema compositivo bastante sólido, trabajado en base a circulos, triángulos y rectángulos que se articulan de manera integrada. El empleo de colores primarios, casi puros, así como los planos que se cortan de manera frontal, acentúan el carácter violento,  ruidoso y  chillón del tema. La gallera es un enorme círculo que absorbe las miradas, Hay dos puntos de fuga: uno en los gallos que pelean y el otro en los tipos de sombrero que conversan abajo.

Gallera. 2003.
El colorido de los gallos con sus plumas de todos los matices, me sirvió de inspiración  para esta pintura casi abstracta.

El gallo muerto. 2003.
Las peleas de gallos representan choques violentos de colores, líneas y figuras. Cual un un volcán en erupción, donde saltan rocas por los aires y fluyen ríos de roja lava, la pintura se expande por todo el lienzo de manera casi espontánea. Después del furor de la batalla, la calma vuelve a la pintura, en la quietud de un paisaje lejano.

Gallos peleando. 2003.

lunes, 10 de enero de 2011

Toros

Las corridas de toros han sido un tema de inspiración para muchos pintores. El pintor español Francsisco de Goya y Lucientes, cuando contaba setenta años en 1814, publicó su famosa serie de grabados La Tauromaquia.  En ellos se relata la historia del toreo en 33 obras de gran inspiración. Son imágenenes llenas de realismo y emoción, donde se expone este sensacional espectáculo, el deporte más importante del pueblo español.
Tambié otro genial español: Pablo Picasso se sintió atraído por este tema y nos dejó algunas pinturas taurinas de gran audacia y creatividad. En su famoso cuadro Guernica, la cabeza de un toro herido de muerte, es uno de los iconos más reconocibles del arte del siglo XX.
En las ciudades de los Andes Venezolanos, se practica el arte del toreo. Es una herencia dejada por los españoles y que se ha cultivado a través de los tiempos. Es un espectáculo lleno de colorido, bravura e irracionalidad, donde se dan cita todas las pasiones humanas. Hoy en día el espectáculo ha sido condenado por algunos.
Los colores de la corrida son el rojo, ocre y negro. Para mi representan, la sangre, el dinero y la fama , y la muerte, respectivamente.

Torero. 1996
Con el capote, los matadores logran bellos pases. Todas estas pinturas fueron pintadas al óleo, hace bastante. En aquella època yo estaba bastante interesado en este tema. Asistí a muchas corridas y tomaba apuntes en la plaza de toros. Estos cuadros de formato 60 x 60

Novillero. 1996.
El estilo puntillista cala muy bien en la pintura taurina.

El arte del capote. 1996.
En esta pequeña pintura  a la acrílica de 30x40 cm, yo dejé una interpretación muy subjetiva sobre el espectáculo de las corridas de toros. Es el momento de más intensidad en toda la faena, cuando el matador se dispone a dar muerte al toro. Este es  el momento sublime, cuando  se traspasa el umbral entre la vida y la muerte. El cielo se pone negro, hay un silencio absoluto en el redondel y todo se mueve girando en circulos.

Muerte del toro. 1989.
Hay un deporte muy típico de Venezuela, llamado los Toros Coleados. Este se practica en todo el país, pero tiene más arraigo en Los LLanos. Es el deporte nacional de Venezuela. El toro se suelta en una manga y el coleador, debe tumbarlo al suelo usando sus habilidades. Demás etá decir, que se requiere ser un buen jinete para lograr el objetivo. La fiesta de los toros coleados es alegre, vistosa y emocionante. Las bellas muchachas  con flores en el cabello, premian a los ganadores con un beso.

El coleador. 2006.

sábado, 8 de enero de 2011

La cultura andina.

La gente de los Andes gusta de parrandear, cuando se encuentra alegre. Cualquier pretexto sirve para ello, como por ejemplo un cumpleaños, una celebración religiosa dedicada a un Santo o el bautizo de un niño. La música de cuerdas típica de los Andes anima el espíritu y nos hace recordar los buenos tiempos, de manera sana.
Abajo pinté tres tipos populares en una típica Parranda. Ellos tocan el violín, el cuatro y las maracas. Es una pintura al óleo de 100 x 80 cm. trabajada con bastante detalle. Está hecho con una técnica tradicional de pintura en varias etapas. He usado veladuras y esmaltes para lograr mayor realismo en la imitación de las superficies.

De Parranda. 2000.
La guitarra es un instrumento de cuerdas que se toca aquí en Los Andes para acompañar  a los cantantes.

Guitarrista. 1992.
Hay campesinos viejos que tocan el violín por oído, sin haber estudiado en academias de musica. Son gentes que sienten la música en lo profundo de su ser y disfrutan tocando.

Viejo violinista. 1992.
En la ciudad de Tovar se celebra cada dos años un festival del violín, con músicos de todo el país. Allí los mejores violinistas de los campos nos deleitan con sus valses andinos, merengues, cumbias y joropos. Desde temprano se reúnen en la plaza para los ensayos. Es un espectáculo al aire libre, donde todo el mundo puede acercarse, deleitarse con las melodías  y hablar con los músicos. La gente quiere saber de donde vienen y que canciones nuevas traen. Es un intercambio de ideas y estilos musicales muy fructífero.

Tocando entre amigos. 1993.
El ambiente de la plaza y la iglesia al fondo, sirve de marco perfecto para este colorido festival del violín.

El músico. 1993.

viernes, 7 de enero de 2011

Por los caminos de los páramos.

Los viajes a través de  las altas montañas del estado Mérida ofrecen vistas  bonitas. Las carreteras suben con bastante pendiente siguiendo una trayectoria de curvas que casi se enroscan sobre sí mismas. Si miramos hacia arriba, vemos las cumbres más altas y el cielo azul. Si miramos hacia abajo veremos profundos barrancos y precipicios por donde serpentea algún río. Son vistas sublimes que lo ponen a uno nervioso.

Francisco Rivero. Camino de montaña. 1993.
La Carretera Trasandina, que atraviesa los Andes, pasa por casi todo el estado Mérida. Fue construida en 1925, durante el gobierno del general Juan Vicente Gómez. Este hombre gobernó al pais de manera dictatorial desde 1908 hasta  su muerte en 1936. Gómez contrató una compañía inglesa para construir la carretera. En ellas trabajaron campesinos y presos de manera "voluntaria". Su trazado es bastante sinuoso. Se dice que se hizo de esta forma, para tener a los presos ocupados el mayor tiempo posible.
La vista de abajo es desde un lugar bastante alto, que domina casi todo el valle del Río Chama. Es una pintura en técnica mixta de pastel con lápices de colores, sobre papel marrón.

Francisco Rivero. Caretera Trasandina. 2006.
Cuando la vieja Carretera Trasandina se inclina hacia las cumbres, surgen ante nuestra mirada paisajes de tonalidades frías. Los pinos y los cipreses ponen una triste nota de soledad y nostalgia.


Francisco Rivero. El camino del páramo. 1995.
 Hacia la tarde, la neblina densa resbala desde los cerros elevados, envolviendo el paisaje  en un manto blanco que lo cubre todo.
Francisco Rivero. Bajando la neblina. 1993.
Durante el mediodía  los rayos inclementes del sol, lanzan reflejos por todos lados. Abajo muestro un paisaje hecho en una técnica mixta de acrílica sobre cartón marrón.


Francisco Rivero. El Camino de los pueblos del sur. 1997.
Antes de llegar la paso de montaña más alto de la Carretera Trasandina, hay una posada llamada la Casa de los cien Techos. Esta pintura está hecha con pequeñas manchas de color, al estilo de los pintores impresionistas.

Francisco Rivero. Casa de los cien techos. 1995.