jueves, 25 de mayo de 2017

Pintura al gouache.


Cada paisaje, retrato o bodegón  requiere de una técnica apropiada. Para captar cierto tipo de luz, colores, efectos atmosféricos  o estado de ánimo, se impone un medio por sobre otro, para alcanzar  el éxito. El gouache es casi siempre una buena elección, que da resultados agradables. Es económico, se aplica rápido y sus colores  son bonitos. Son pinturas  de un  brillo opaco, que  al secarse, se presentan bastante luminosos. El gouache se presta bien para pintar al estilo naif, pues se pueden aplicar capas planas unas sobre otras sin ningún problema
El gouache es una técnica pictórica que consiste en diluir el color en agua sola o con diversos ingredientes, como goma, miel, etc. También es la pintura realizada con esta técnica. Esta pintura viene en tubos de distintos colores y es de una consistencia pastosa. Las ventajas del guache son varias: en primer lugar seca rápidamente, lo cual se presta para realizar bocetos de gran calidad, sus pigmentos son duraderos y no sufren cambios de color a través del tiempo. Además es un tipo de pintura cubriente lo cual permite aplicarla en capas sucesivas. Finalmente, debo decir que, como todas las pinturas que se disuelven en agua,  es inicua para la salud, pues no usa disolventes orgánicos que desprenden vapores tóxicos.
Estos trabajos en pequeño formato fueron hechos con esta técnica aplicada sobre cartulina Canson de color negro y rojo.

Francisco Rivero. Mucuruba. 2017

En primer lugar tenemos un paisaje andino, bastante soleado, de colores claros. Se trata  del pueblo de Mucurubá, con la Sierra Nevada de Mérida, hacia el oeste. Uno de mis motivos favoritos, por vivir en este pequeño poblado durante 17 años. El cuadro transmite una sensación de paz, que refleja el aire nítido, trasparente y la tranquilidad muy propia del lugar.
Esta hecho de pinceladas cortas y regulares como la trama de un tejido textil. El rojo del fondo juega un papel importante como integrador de los otros colores. Se inscribe dentro del estilo puntillista, y parece hecho por un niño.

Francisco Rivero. Bosque. 2017.


Este boceto es un bosque típico o el City Park de cualquier ciudad, con sus grandes árboles de roble de espeso ramaje, que filtran la luz de la mañana.

Francisco Rivero. Luna llena. 2017


Este paisaje, hecho a grandes trazos libres  sobre cartulina negra para lograr contraste, y dramatismo pictórico, Es un paisaje de mucho movimiento con varios planos que receden hasta la parte alta. Es una creación propia de mi mente. Es un ensueño lunar de una noche transitando los caminos   del páramo, bañados con una luz irreal. La líneas diagonales le dan gran dinamismo a la accidentada topografía de montañas, valles profundos, gargantas, lagunas  y ventisqueros por donde sopla el viento frío de la madrugada. Ciertamente,  un paisaje expresionista por la deformación de ciertos elementos naturales con la finalidad de expresar un sentimiento poético de miedo ante los misterios de la naturaleza.

lunes, 16 de enero de 2017

Adios a la Patria

La diaspora de venezolanos regados por todo el mundo es algo que nos preocupa. Antes el venezolano no emigraba. Ahora en cada grupo familiar, hay alguien en el exterior. El hijo o hija, querido que se marchó en busca de un mejor porvenir, deja un profundo vacio. Quedamos los padres solos, esperando alguna llamada y rezando por ellos.
Es triste que en un país tan hermoso como Venezuela, con excelente clima, abundancia de recursos naturales de todo tipo, estemos atravesando esta crisis tan severa.
Pinto con los colores mas fuertes, asperos , agresivos y cálidos, para encender la llama en donde se consume el dolor de muchos.

Adios a la Patria. Francisco Rivero. 2017.

Quizás los versos del poeta Rafael María Baralt, expresan mejor que yo la nostalgia por la patria.

Tierra del sol amada,
donde, inundado de su luz fecunda,
en hora malhadada,
y con la faz airada,
me vio el lago nacer que te circunda.

Campo alegre y ameno,
de mi primer amor mudo testigo,
cuando virgen, sereno,
de traiciones ajeno,
era mi amor de la esperanza amigo.

Adiós, adiós, te queda,
ya tu mar no veré cuando amorosa,
mansa te ciñe y leda,
como delgada seda
breve cintura de mujer hermosa;

Ni tu cielo esplendente,
de purísimo azul y oro vestido,
do sospecha la mente
si en mar de luz candente
la gran masa del sol se ha derretido;

viernes, 5 de agosto de 2016

El baile del Joropo.




El Joropo es el baile típico venezolano. Se acompaña con música de arpa, cuatro y maracas. El Joropo se baila tanto en el llano, como en el centro y también en la región oriental. Es un baile muy movido, en donde las  alegres parejas  bailan  zapateado y con giros y figuras muy bonitas. Las mujeres se arreglan  con sus camisones floreados, blusas manga corta y una flor en el pelo. Los hombres bailan con pantalón y franela blanca y algunos más elegantes usan sombrero de pelo de guama y  Liqui- liqui. 


Francisco Rivero. Joropo 1. 2016.



Su música es alegre y tiene un ritmo bastante especial. De alguna manera, imita el caracolero de un caballo, pues nació en el llano, donde hay buenos jinetes que pasan todo el día arreando ganado.
Una fiesta típica de joropo se hace a la sombra de un caney de techo de paja y con el piso bien duro para zapatear.
La tradición del joropo se ha ido perdiendo por los cambios culturales en las ciudades. Sin embargo se mantiene en el sistema escolar. Siempre en los actos de fin de año hay una representación del joropo.
Pinte un par de cuadros de joropos en acrílica de tamaño 40 x50. Espero que le gusten.

Francisco Rivero. Joropo 2. 2016.


 Nota. por alguna razón Blogger me voltea las fotos al subirlas al blog y no hay manera de arreglarlas. Si alguien sabe como hacerlo, por favor dígamelo. Gracias.

jueves, 7 de julio de 2016

El cubismo en el paisaje moderno o la influencia de Paul Cézanne.




El cubismo plantea una nueva de mirar en el arte de la pintura, simplificando las formas a su expresión mínima. Es  casi una teoría matemática que reduce todas las superficies a tres tipos básicos: el cubo, el cilindro y la esfera. El pintor crea su propia realidad sobre el lienzo, apenas se reconocen algunos elementos básicos del paisaje como las montañas, las carreteras,  las casas, los árboles, los campos,….etc. Lo demás es un simple juego de colores y valores que se distribuyen de acuerdo a unas reglas para crear la sensación de tridimensionalidad. 

Francisco Rivero. Campo Claro. 2016.

Para Cézanne la luz pura era de color naranja y a medida que nos alejamos de los objetos se van volviendo  rojos, violetas hasta el azul que es el color más lejano. Otra posibilidad es pasar del anaranjado al amarillo verde y azul.
Estoy pintando dos paisajes de la parte sur de la ciudad de Mérida. Son paisajes urbanos en donde abundan los elementos cubistas. Los iré terminando poco a poco. Estoy seguro que al final quedaran más grises y los colores perderán su fuerza. Me gustaría dejarlos tal como están, como algo inacabado, pero muy fresco y espontáneo. Es una decisión difícil.

Franciswco Rivero. Pan de Azúcar. 2016.

El primero es una vista de campo Claro desde la meseta de Zumba. El segundo es la vista del barrio Pan de Azúcar desde la misma posición. Ambos son pinturas al óleo de 50 x60 cm.

viernes, 1 de julio de 2016

La muchacha de blusa rosada.




Me da pena decirlo, pero tenía un retrato inacabado de mi hija Paola Stephanie que comencé en el año 2006, cuando ella contaba 19 años. Estuvo abandonado entre mis otros cuadros en el ático y me había olvidado de él. Finalmente, después de una operación de limpieza lo encontré de nuevo y decidí finalizarlo. Tenía un fondo muy pálido, poco llamativo y que no realzaba la figura de la retratada.

Paola. La Muchacha d ela blusa rosada. Francisco Rivero. 2006-16

Paola es una joven espigada, ingeniero de sistemas. Ella es  de mente realista, moderna  y  poco soñadora.  El formato apaisado se adapta bien a los retratos no tradicionales. Así pues hice un retrato enmarcándola entre líneas rectas, objetos nítidamente definidos, sentada en un sofá de la casa de Mucurubá, con un paisaje de fondo de casas blancas. Me inspiré en la pintura del artista venezolano Héctor Poleo, quien usaba esos colores planos y llamativos.
Ella es zurda y su mano izquierda está en la posición de  manipular el ratón de la computadora. Este es quizás el detalle más significativo del cuadro. Había otro problema y era que la blusa que ella llevaba era de mangas cortas y de color blanco. Para darle más realce a la pintura le coloque una blusa rosada que vi en una tienda por la página  web de Amazon. Ella vive en Orlando, no se enteró de los cambios que hice y le mande la foto por email. Estuvo de acuerdo en que la blusa color rosado guayaba le quedaba bien y se sintió feliz con su retrato.
Esta pintado al óleo y mide 50 x 60 cm.

domingo, 12 de junio de 2016

Los Frailejones del Páramo de Mérida Venezuela

El frailejón es una planta endémica del norte de la America del Sur. Su hábitat natural son las altas montañas a más de 3000 metros de altura, en los páramos. Cuando florece de amarillo crea un mundo de color fantastico.

Francisco Rivero. Frailejones en el páramo. 2016.
Al atardecer los rtayos casi horizontales del sol le dan una distinta coloración a este paisaje.

Francisco Rivero. Laguna plateada. 2016.  

Ambos son cuadros al oleo de 50x60.

miércoles, 3 de febrero de 2016

Pintando con creyones de acuarela: Trazos informales.



Pintando con creyones de acuarela: Trazos informales.

Método pictórico para tranquilizarse y ser feliz:
Es bastante relajante sentarse frente a una hoja en blanco y empezar rayarla con creyones como hacen los niños. Dejar que la mente se libere, entre en armonía con la naturaleza y empiece a crear formas orgánicas. Puedo ser una hormiga atravesando un bosque. Pensamos solo en colores y formas que se conectan de manera orgánica. Nos ubicamos en nuestra alma astral.
Hacer todo sin un plan preconcebido, por supuesto. Todo improvisado, sin prisa y despreocupado, para lo cual trabajaremos en un formato pequeño de 17x25 cm. Con el creyón dibujamos primero y luego con un pincel humedecido matizamos los contornos para obtener ese efecto algo borroso, húmedo  e indeciso de la acuarela.

Francisco Rivereo. Las ninfas del Bosque Humedo. 2016.

Descansamos un rato, damos una vuelta por el barrio y luego volvemos sobre nuestro dibujo, con una menta algo más crítica. Salimos al patio y contemplamos las flores. Acariciamos al perro. Analizamos nuestro trabajo. Mejoramos el balance de los colores, acentuamos algunas formas. 

 
Franciswco Rivero. Las sabinas. 2016.

Finalmente lo dejamos en alguna gaveta del escritorio….Lo interesante no es el resultado final, sino el camino que hemos atravesado.

Francisco Rivero. Flores. 2016.